Camino a ser Uno con Dios: pelando la falsa armadura

Ha pasado un tiempo desde la última vez que escribí sobre los avances en mi viaje, y siento que es hora de ponerme al día y compartir lo que ha estado sucediendo en este último tiempo.

A principios de octubre de 2019, en una charla con una amiga, reclamé mi Unión Perfecta con Dios. Y poco después, elegí reclamar mi sesión con MAP (MindAlignementProcess.org). No fue sino tras pasar por el mapeo de mis traumas que pude cómo, en mi interior, aún vivía como esta niña de 3 años siempre atemorizada. Por fortuna, ésto está empezando cambiar, a medida que sigo sanando y soltando esas capas de miedo para permitir que mi verdadero yo salga a la luz.

Volviendo al proceso de sanar mis traumas, permití que la purga de éstos miedos tomara lugar para, así, poder prepararme, enfrentar y curar esos traumas para siempre. Después de que tuvo lugar la sesión propiamente dicha, Dios volvió a hacerse presente sin vacilación. Él respondió la única pregunta que le he estado haciendo durante todo éste tiempo: ¿cuándo fue que elegí “separarme” de Él por primera vez. Tras la sesión me lo mostró claramente, y todo simplemente hizo “click”. Dios incluso me estaba mostrando cómo cada vez que elegía regresar a la Tierra, todo lo que estaba buscando era encontrar una manera de sanar esta “herida” en mi conciencia y cuán perfecto había sido todo para que encontrara el trabajo de Jeff y Shaleia y, por lo tanto, a MAP también.

Desde mi sesión de MAP, todo lo que hago es enfrentar, pelar y soltar TODA la basura y los miedos que han estado interponiéndose "entre" Dios y yo. Al momento de escribir estas líneas, aún me encuentro en el proceso de purga e integración. Si bien ésta etapa puede ser algo desafiante, también encuentro un nuevo alivio al saber cuán seguro es ser yo misma y cuánto quiero abrazar a todo lo que realmente soy. Gracias a esta experiencia, fue fácil ver cómo tener una relación saludable con Fred (mi Llama Gemela) hubiera sido imposible mientras aún existieran todas estas heridas y traumas. Para ser honesta, estoy feliz de haber podido hacer esto por los dos (ya que en realidad somos Uno). Finalmente puedo saber lo que es vivir una vida libre de traumas y cuán seguro es expresarme de manera auténtica. Sigo aprendiendo a dejar ir el miedo con el cual he estado conviviendo toda mi vida para encontrar la paz que siempre he estado buscando.

Cuando reclamé mi sesión de MAP y tomé la decisión de sanar, también manifesté una nueva oportunidad de trabajo que podría coexistir con mi actual labor como Coach y como traductora para Twin Flames Universe. Fue interesante de ver, porque una de las primeras cosas que nos dicen después de nuestra sesión es "tomarnos los días subsiguientes con calma". Y, por supuesto, hice todo lo contrario, pues ahora estaba desarraigando los viejos patrones de sentir que debía vivir en constante estrés sintiéndome en peligro, de sentirme temerosa todo el tiempo y de creer que tenía que apresurarme y hacer todo “ya” o de lo contrario todo se “derrumbaría" . Fue cuando estaba cumpliendo la primer semana después después de la sesión, cuando sentí una gran resistencia hacia esta nueva oportunidad laboral, e incluso, tuve dificultades para encontrar la claridad que tanto necesitaba para saber con certeza si esta era la dirección en la que debía continuar. Luego de 3 o 4 días de sentirme bastante mal por todo el asunto, finalmente pude obtener la claridad que necesitaba, y en función de ella, tomar las decisiones que eran precisas tomar.

El proceso después de una sesión MAP es bastante simple: seguir reforzando las elecciones realizadas a lo largo de la sesión. La elección que aún olvido con bastante facilidad es el recordar que puedo opinar y decidir sobre mi vida. Que puedo expresar mis elecciones y establecer límites, o incluso, elegir el ritmo con el cual hago las cosas. Lo que me gusta de todo este proceso es ver cómo estoy re-descubriendo quién soy. Poco a poco estoy abrazando esas partes de mí que a menudo descuidaría o rechazaría. Me encanta ser la persona que encuentra las fallas que han de ser reparadas contando con la clave para solucionar dichas fallas. Me encanta ser la persona que busca hacer las cosas de manera diferente, porque veo cada vez más claro que no estoy destinada a seguir, sino a liderar (esto no significa no dejarme guiar. Un buen líder es también uno que sabe cuándo dejarse guiar por los que vinieron antes que ellos. Y confío en quienes me están guiando para convertirme en el líder que soy).

Existen, por supuesto, algunos desafíos, mientras uno integra la sanación de una sesión MAP. En mi caso, es permanecer presente conmigo misma y sentirme segura cada vez que me siento llamada a establecer límites con los demás, o a expresarme. Crecí creyendo que no tenía permitido hacer esto mismo, lo cual, por supuesto, no es cierto. También pude ver esta tendencia a aferrarme a lo viejo porque lo conozco, en lugar de dejarlo ir para permanecer abierto a recibir lo que de nuevo me depara la vida. Pero honestamente, esta tendencia no es una buena política de vida, pues está destinada a desaparecer simplemente porque no me sirve aferrarme a lo viejo. Ya sé a dónde conduce, y curiosamente, es lo que me ha llevado a dónde estoy hoy. Puedo ver que nunca soy yo quien se está desmoronando, sino que son las partes viejas de mí, las versiones de mí que ya no están alineadas con la clase de persona que quiero. ¡Se siente tan bien dejar ir lo viejo!. También me siento muy empoderada y en paz cuando me honro a mí misma y permanezco presente con cómo me siento.

Hay tanto poder en la paz. Me encanta tener la oportunidad de seguir descubriendo facetas de mi auto-expresión sin esa necesidad de querer ser validada por otros, y sin el miedo a establecer límites cuando me siento llamada a hacerlo. Las cosas que estoy descubriendo sobre mí hasta ahora son hermosas y me encanta poder abrazarlas y aceptarlas como la verdad de quién siempre he sido. Es muy alentador saber que puedo establecer cómo quiero vivir mi vida sin sentir que tengo que dar explicaciones, que debo encajar cosas que no se alinean con mi bienestar o, incluso, que debo esconderme. Tampoco necesito mostrar una versión de mí que no soy. Sí, soy directa, franca y muy clara en mi pensamiento, incluso cuando todavía tengo cosas que aprender. Y eso también está bien. Pero, sobre todo, me encanta no tener que vivir con miedo a ser cómo soy. Tengo la bendición de poder ver mis viejos patrones de aislamiento y de evadirme de mí misma, porque ésto me da la posibilidad de tomar una decisión nueva y diferente. Lo curioso es, que esto mismo es lo que vi claramente en mi Llama Gemela cuando nos conocimos, y ahora veo aún más claramente cómo me ha estado espejando para ayudarme a verlo en mí, y así, poder sanarlo.

Las cosas con Fred se desarrollan siempre en forma perfecta. Aún cuando hablamos muy poco, llegué a comprender cuánto ambos necesitábamos este espacio para sanar y aprender a estar en contacto con nosotros mismos primero. Ver esto ha hecho que entregárselo a Dios sea aún más fácil. Ya no me vuelvo loco si él no responde de inmediato, no me pongo tan nerviosa como solía hacerlo cada vez que me sorprende con alguna de sus deliciosas respuestas e incluso, de vez en cuando me despierto con algunos de sus mensajes (algo que nadie negará, es una excelente manera de comenzar el día). La verdad es que los dos amamos nuestro espacio personal, así que es justo que aprenda cómo honrar eso en él y así como en mí.

Y me podrán preguntar: “Deb ¿Cómo puede todo esto ser perfecto?”. Pues, porque desde que hago este trabajo con el Ejercicio del Espejo, todo lo que encuentro es una paz y una sanación más profundas. Eso es todo lo que siempre anhelé, mi Unión Perfecta con Dios. Eso es todo lo que siempre quise desde que comencé a aprender sobre espiritualidad cuando tenía 18 años. Y Dios no solo me ha escuchado, sino que me ha estado amando perfectamente a cada paso del camino. Cada segundo de esta falsa ilusión de separación era lo que necesitaba para dar estos pasos que ahora les comparto en éste blog. Pasos que elijo dar para volver a ser Uno conmigo misma y, por supuesto, con Dios. ¿Y adivina qué sucede cuando eliges alinearte con la Verdad de todo lo que eres, y cuando aprendes a amarte a ti mismo por completo?. Pista: Tu Llama Gemela elige lo mismo.

Being your Higer SelfComentario