Gratis! - El ejercicio del espejo

En psicología se ha demostrado que la realidad externa es siempre reflejo de la realidad interna. Tomando en cuenta que nuestros sentimientos crean nuestros pensamientos, nuestros pensamientos impactan en nuestras acciones y nuestras acciones crean nuestra realidad, es fundamental entender que muchas veces -debido a experiencias traumáticas, en especial durante nuestra niñez- guardamos en nuestro interior creencias sobre nosotros mismos que no son ciertas ni constructivas.

Con ésta premisa como eje, a continuación les presento el Ejercicio del Espejo tal y como lo he aprendido de mis Maestros Jeff y Shaleia Ayan. Dicho ejercicio es una herramienta fundamental, no sólo para encontrar a tu Verdadera Llama Gemela, sino para mejorar significativamente la calidad de tus relaciones, empezando por tu relación contigo mismo/a. Si estás listo/a para dar ese paso, buscando mejorar tus vínculos contigo mismo/a y con la vida, a continuación te presento los pasos de éste ejercicio que han estado transformando mi vida, y la de muchos otros que quieren vivir mejor.

Ejercicio del Espejo
1. Identificar aquello que nos genera angustia/molestia/enojo (o cualquier sentimiento "negativo") y la razón.
Ejemplo: "mi hermana me enoja cuando me molesta".
Transformar los pronombres para que apunten a uno:
2. "yo me enojo cuando yo me molesto".
3. Preguntarse a sí mismo si la nueva afirmación encierra algo de cierto (así sea en una forma remota).
Ejemplo: "sí, calculo que es cierto que me molesto a mí mismo/a cuando pienso que no soy inteligente"
4. Preguntarle a esa parte que acabamos de identificar qué precisa para sentirse amada aquí y ahora, y dárselo (un abrazo, cariño, comprensión, etc).

Una vez completados los pasos, chequear con uno/a mismo/a: cómo me estoy sientiendo ahora? Mejor? O noto algo de resistencia?

Si se nota cierta resistencia, repetir los pasos 3 y 4, hasta notar que aquella primera molestia haya desaparecido. Una vez que logramos sentir ese bienestar interno, simplemente permanecer con él hasta que se disuelva. Así, habremos integrado la curación que trae el ejercicio. Lo importante aquí es tenerse paciencia, mucho cariño, y no rendirse. Hay una luz al final del túnel, y no es la de un tren ;)

Aquí encontrarás más recursos para ayudarte:

Si deseas invertir en un sistema de soporte para tu proceso de sanación, puedes acceder a una consulta gratuita de 20’ para conversar sobre las posibilidades de acceder a dicha ayuda haciendo click aquí:

Being your Higer SelfComentario