Cuando todo se derrumba y la ignorancia "mata"

Recientemente atravesé una de las peores crisis de mi vida, hasta el momento. Como Jesús, en mi 33º año en este planeta, "morí". Todo lo que conocía dejó de existir tal y como lo conocía: mi trabajo, mi hogar, mis ahorros, mis planes para el futuro cercano. Todo para lo que había estado trabajando, durante los últimos 10 años, y todo lo que pensé que quería para mi vida hasta ese momento, comenzó a derrumbarse.

¿Viste ese momento en el que te ves caer al suelo? Sabés que vas a terminar en el suelo, pero esa parte rebelde dentro tuyo cree que puede cambiar dicho destino, creyendo que tiene control sobre la situación. Pero lo cierto es que el destino ya se decidió por ti. No importa lo que hagas, terminarás en el suelo. Tratás de retomar el equilibrio, sin saber que, al hacerlo, en realidad sólo estás tropezando una y otra vez. Finalmente encuentras tu destino. Ya lo sabías, en esta pequeña parte en la parte posterior de tu cabeza, sin embargo, pensabas que podrías recuperar el control... Toma mi consejo: cuando ésto te pase, no pierdas tu preciado tiempo. Sólo déjate caer. Suena fácil, sé que no es así. Pero vale la pena hacerlo, pues sólo así te vas a poder levantar más rápido ;)

Durante 2 años ésta fue mi Cruzada: haría realidad mi sueño de vivir en otro país. Me tomé un año para pensar detenidamente en esta decisión, y otro año para poner todo en orden para obtener la oportunidad de una vida mejor en otro lugar. Como madre soltera, sin familia ni amigos del otro lado. Una GRAN decisión, ¿verdad?. Todo estaba listo, a excepción de un pequñísimo detalle: no tenía los papeles para subir a un avión sin ser deportada luego de pasados 3 meses. El problema era que ya había renunciado a mi trabajo, convencida de que todo estaba en orden. Bueno ... "shit happens" algunas personas dicen.

.... ¡No señor! ¡No me voy a rendir tan fácilmente!... ERROR!.. Eso es exactamente lo que debería haber hecho. terminé perdiendo un año de mi vida tratando de evitar lo inevitable: terminé en el piso. Así que después de éste intento fútil, hice lo que mejor hago: me levanté del piso y traté de darle sentido a todo, mientras intentaba volver a subirme al caballo. Dicho caballo resultó ser un burro obstinado, que no me dejaba cabalgarlo. Pero bueno.

Por supuesto, también me pregunté si Dios me estaba castigando, al permitirme llegar a semejante situación. Me tomó un tiempo, pero luego me di cuenta: era necesario, ese vacío era necesario. No fue debido a que Dios me odiara. Todo lo contratio: fue por amor. Al igual que un padre, cuando a veces debe dejar que su hijo aprenda de la forma difícil para aprender una valiosa lección. Esto fue exactamente lo mismo. Y en esta búsqueda de respuestas, encontré algunos hechos interesantes: como el ver que todos somos ignorantes. No en un sentido negativo, sino desde el más humilde de los lugares: Todos somos ignorantes, de una manera u otra. Una de las principales cosas que ignoramos es cómo la Ignorancia es un aliado de la Muerte. Dejenme explicar por qué:

- Ignoramos que compartimos un mismo origen, ya que estamos constituídos por los mismos elementos que hay en el Universo;  ignorando, pues, que somos uno con Dios. Ignoramos dónde y cómo se produce nuestra comida y de dónde viene; ignorando el impacto en el ecosistema, simplemente porque no lo vemos (especialmente cuando vivimos en las grandes ciudades); o ignoramos cómo está contaminada nuestra agua y aire. O nos ignoramos mutuamente, pegándonos a nuestras pequeñas pantallas la mayor parte del tiempo (teléfonos celulares, tablets, etc.), ignorando el contacto humano básico que necesitamos para que nuestros cerebros se desarrollen. Y por útlimo, ignoramos el hecho de que ignoramos todo esto. No es de extrañar que la mayoría de la población mundial de hoy en día no sea feliz. Pero es nuestra propia ignorancia, como individuos y como sociedades, la causa de nuestro dolor diario. El dolor que nos produce tener un trabajo que odiamos, o no tener uno, o no poseer los medios para mantener a nuestras familias, o nuestros sueños, o el coraje de vivir nuestros deseos más íntimos. Somos nosotros, todos y cada uno de nosotros, los únicos responsables de este estado de situación. Es nuestra propia ignorancia, la que permite que unos pocos nos manipulen, haciéndonos perseguir aquello que, en el fondo, sabemos que no necesitamos ni nos hará sentir satisfechos. Es nuestra elección diaria de mirar hacia otro lado, nuestra propia ignorancia selectiva, la que nos está matando a nosotros y todos a nuestro alrededor (amigos, familiares, colegas) desde adentro hacia afuera. ¿Cuánto tiempo más vamos a seguir eligiendo vivir en ésta ignorancia?

No es el Plante o la Naturaleza la que depende de que nosotros dejemos de ignorar lo importante. SOMOS NOSOTROS MISMOS los que dependemos de nuestra elección entre si seguir siendo ignorantes, o no.
Una cosa es segura: lo que sea que elijamos, es lo que nos acompañará por el resto de nuestras vidas.

Quisiera cerrar éste primer post con una frase, que estoy segura, alguien más la dijo: "Estamos siempre eligiendo. Aún cuando elegimos no elegir, eso también es ejercer una elección".

Si estás listo para elegir un camino diferente, te invito a realizar una consulta gratuita, a fin de conocer cómo tu también puedes empezar a cambiar tu vida. Haz click aquí para obtener tu consulta gratuita.